EL MARQUÉS
     
 

Don Antonio Abellán Peñuela, (1822-1903).
Nació en la localidad almeriense de Cuevas del Almanzora el 3 de marzo de 1822, del matrimonio habido entre Don Pedro Abellán y Doña Damiana Peñuela.

Antonio Abellán Peñuela

Procedencia del apellido Abellán
Procede de Abella, oriúndo de Aragón, de donde se extendió a Murcia con el rey Jaime I. Un antepasado del Marqués, don Pedro Tomás Abellán, conquistó Jumilla a los árabes.

En el siglo XVI fue beneficiado en Cuevas con tierras procedentes de los moriscos un miembro de esta familia, Esteban Abellán. Según José Ángel Tapia, para entregarse en ellas vino al pueblo, entonces llamado Cuevas del Marqués, la mujer del beneficiado por encontrarse éste cautivo. Se producia este hecho en 1573.


Procedencia del apellido Peñuela
Procede la rama de Lope García de la Peñuela, alcaide del castillo de Quesada, que lo defendió de Mohamed Aben Balba, decimosengudo rey de Granada, que lo habia asediado en 1406 con 25.000 hombres y 400 infantes.


De origen humilde
A pesar de lo ilustre de su linaje, Antonio Abellán tuvo un origen económicamente humilde. Sus antepasados fueron en su mayoría mineros, pero algunos fueron inviertiendo pequeñas cantidades en acciones mineras. Con el paso del tiempo se conviertieron en el principio de grandes fortunas.


¿Cómo llegó a obtener el título de Marqués? 
Antonio Abellán llegó a obtener el título de Marqués gracias a haber sabido acumular una de estas grandes fortunas, debida fundamentalmente al capital invertido por sus antepasados en acciones mineras.
D.Antonio Abellán Peñuela

La gran fortuna que supo acumular
Su carácter emprendedor y sabia administración le hicieron ir acumulando nuevas adquisiciones y propiedades hasta el punto de llegar a alcanzar sus bienes un volumen que, valorado en pesetas en su testamento, alcanzaba la cantidad de 1.450.000 en el año 1903.

Antonio Abellán se convirtió en uno de los hombres más ricos de su pueblo en la época. Había reunido bajo su propiedad fincas en los términos de Pulpí, Los Gallardos y Cuevas, así como una fundición en Las Herrerias. Se dice icluso que llegó a obtener del Gobierno licencia para acuñar moneda de plata de diferentes valores.


El Marquesado de Almanzora
La finca de mayor valor y más extensión fue la que adquirió en el término municipal de Cantoria, en el lugar denominado Almanzora, junto al río, que estaba formada por lo que había sido hasta pasar a su propiedad la mayor parte del patrimonio perteneciente a los Marqueses de la Romana.

Dentro de sus límites se encontraban habitadas con familias al servicio del Marqués 47 casas -cortijo, 3 molinos harineros y 3 molinos de aceite o almazaras, con una superficie total de 11.500 metros cuadrados edificados.

A ello hay que añadir la gran casa palacio que sirvió de residencia a los Marqueses, de 2.484 metros cuadrados.

Esta casa comenzó a construirse por orden del señor Abellán en el año 1872.

A esta finca debe además nuestro personaje el nombre que da título a su marquesado: Almanzora.

Escudo de armas del Abellán.

Personaje influyente en política
Este hombre tuvo gran importancia en la comarca durante un período de más de cuarenta años, pues se distinguió no sólo en la política, sino en la industria metalúrgica y en la minería.

Una vez consolidada su situación económica, cosa que le sucedía a edad ya relativamente avanzada, se inclinó hacia el terreno de la política, inscribiéndose en el Partido Liberal.

Fue nombrado Alcalde de Vera, y, poco después, representando a su partido por el Distrito de Sorbas, fue designado Diputado a Cortes en los años 1859, 1865 y 1872. Aunque no disponemos de datos concretos sobre todas sus gestiones, es sabido que luchó con tesón por favorecer en lo posible a su pueblo natal.

El 4 de agosto de 1872 fue designado Senador, situación que aprovechó para tomar parte muy activa en la consecución de la construcción del ferrocarril de Linares a Almería. Por el interés mostrado en la gestión del ferrocarril el Ayuntamiento de esta última, el 4 de marzo de 1872, lo declaró Hijo Adoptivo de la ciudad y adjudicó su nombre a una calle que aún lo conserva. 

Por los méritos contraídos, el Rey Amadeo de Saboya le concedió el título de Marqués de Almanzora cuando era Presidente del Consejo de Ministros Práxedes Mateo Sagasta. El Marqués, como prueba de gratitud por tal honor, regaló al rey un enorme ejemplar de plata nativa procedente de sus propiedades en Herrarías. Este ejemplar aún se conserva en el Museo Nacional de Roma .

El detalle de obsequiar a los benefactores con un ejemplar de plata nativa extraído de las minas de Cuevas debió ser costumbre extendida en este pueblo, pues, según recoge Antonio Molina, es probable que Francisco Martínez de Miguel, natural también de cuevas, obsequiara la Papa con un magnífico ejemplar de plata de Las Herrerías al haber obtenido de él el título de pontificio de Conde de Miguel.


La Decandencia Económica
Desgraciadamente esta gran fortuna fue desapareciendo casi con la misma rapidez con que se había consolidado debido a la mala administración de la segunda generación de Marqueses. Residentes habitualmente en Madrid, derrochaban el capital legado por los padres, si bien es necesario agregar, si no como exculpación total, sí como descargo, que su generosidad y su inclinación por socorrer a los necesitados desempeñaron papel de capital importancia.


El final de sus días
Murió don Antonio Abellán Peñuela, Primer marqués de Almanzora, en Garrucha el 22 de Marzo de 1903 a la edad de 81 años. En la esquela que el periódico publicó dos días después puede leerse que, entre otros méritos, tuvo el de ser nombrado caballero Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Isabel La Católica.


Su mujer, Catalina Casanova Navarro (1831-1914)
Una persona que influyó de manera decisiva en su trayectoria: su mujer Catalina Casanova Navarro nacida en 1831 en Cuevas y con la que contrajo matrimonio en 1848.

De este matrimonio nacieron dos hijos, Antonio, que heredó el título de Marqués de Almanzora, y Dolores, que a la muerte de su madre fue la segunda Condesa de Algaida, título que había sido creado para su progenitora el 11 de junio de 1887 y que debió su nombre a una propiedad que la familia poseía en Cuevas.

Era una mujer de carácter extraordinario, sencillo y de corazón generoso. Dispuesta siempre a ayudar al necesitado, llegó a tener designaciones mensuales destinadas a centros benéficos que atendían principalmente a ancianos.

Doña Catalina fijó definitivamente su residencia en la casa palacio de Almanzora desde que murió su marido en 1903. Allí falleció el 13 de abril de 1914 siendo la Primera Condesa de Algaida y Primera Marquesa de Almanzora.
 
 



Situación Geográfica
Almanzora está situada en el sureste de España y en la zona norte de la provincia de Almería...más

Historia
Se remontan a los primi- tivos albores de la cultu- ra argárica de tradición ibérica como atestiguan las múltiples muestras de restos, ruinas y asentamientos encontrados
... más

El Primer Marqués
Don Antonio Abellán Peñuela nació en la localidad almeriense de Cuevas del Almanzora el 3 de marzo de 1822,.. más 

El Palacio

Esta casa comenzó a construirse por orden del señor Abellán en el año 1872 y cuenta con una extensión de 2.484 metros cuadrados... más

El Ferrocaril
El ferrocarril Murcia- Granada que discurría por grandes ciudades como Lorca, Baza y Guadix, ... más

Fiestas Populares
23 de enero. Día de San Ildefonso, Patrón de Almanzora... más